Imprimir esta página

Ante la hipocresía, debemos prevenir y decir que la droga siempre mata

16 Ago 2021
Publicado en Nacionales

El padre Alberto Barros subrayó que, ante la hipocresía de callar, de abandonar a nuestros jóvenes y adolescentes para que sean víctimas de las drogas con las que se enriquecen unos pocos, nosotros debemos prevenir y decir que la droga siempre mata.

En diálogo con Radio Tupa Mbaé, el Padre Alberto Barros, vicepresidente de Cáritas Diocesana, hizo referencia al comunicado de la Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia de la Conferencia Episcopal Argentina: “HABLEMOS DE HIPOCRESÍA”; y recomendó leer el documento que lo pueden encontrar en la página de la radio y el Facebook de Cáritas Diocesana Posadas.

“Es inexplicable que hoy se hable de hipocresía al momento de hablar de la legalización de la marihuana (y otras drogas) en el contexto de pobreza e indigencia que viven cientos de miles de adolescentes y jóvenes que no pueden aspirar a una capacitación seria o a un trabajo digno, fruto de décadas de postergación”, así comienza el comunicado de la Pastoral de Adicciones y Drogadependencia en respuesta a los dichos del presidente Alberto Fernández sobre la legalización de la marihuana, donde sostuvo que “Si el alcohol y el tabaco son legales, ¿por qué la ilegalidad está en la marihuana?”, haciendo referencia a que esta droga no causa efectos secundarios y su uso es recreativo, desconociendo lo que cualquier medico puede desmentir, porque la marihuana genera daños a corto, mediano y largo plazo en las personas, y es la puerta de entrada al consumo de otras drogas.

Campaña electoral y el tema de la legalización de las drogas

El padre Barros indicó que es lamentable la actitud del presidente y sus dichos, sobre todo teniendo en cuenta que estamos en un periodo electoral en el país, lo que nos hace pensar si no se tratará de un artilugio político para captar el voto joven, lo que sería atroz. Sobre todo, porque “es muy estúpido y muy ignorante creer que todos los jóvenes argentinos quieran drogarse y van a estar fascinados con esta propuesta. Seguramente muchos si y muchos por una situación de pobreza, de marginación, de exclusión, de falta de perspectiva de futuro, pero hay millones de adolescentes y jóvenes que quieren estudiar, que buscan trabajo, que son solidarios, que hacen el bien, que quieren vivir saludablemente. Por eso me parece también una falta de respeto grave a millones de jóvenes que se les quiera proponer esto, cuando están buscando una vida distinta, una vida que valga la pena, una vida con sentido, solidaria y sana”, señaló.

¿La grieta?

Es triste darse cuenta que “lo que hoy deberían estar discutiendo Gobierno y oposición es la manera real en que estos jóvenes puedan acceder a un trabajo digno en los barrios más pobres”. En cambio, parece que la grieta se vuelve nula mientras se negocia la vida de tantos jóvenes que son víctimas de las drogas y la falta de políticas públicas para contener y rehabilitar a las personas que padecen adicciones. El narcotráfico es un negocio criminal que no puede existir sin el apoyo y la complicidad de quienes se enriquecen con el sufrimiento y la muerte de otros.