¡Basta que sean jóvenes...!

19/09/2017 07:24

Llega septiembre y con él la primavera, el mes de los jóvenes, llega la estudiantina, la fiesta, la alegría, el brotar de la naturaleza (y de las hormonas), etc.

Don Bosco hace muchos años escribió un librito dedicado a los jóvenes (lo llamó el joven instruido) que empezaba más o menos así “queridos jóvenes, los amo con todo el corazón y me basta que sean jóvenes para que los ame en profundidad”.

¿Por qué el santo fundador de los salesianos habrá empezado un libro de esta forma? ¿Solo para contentar a los destinatarios de su libro y a otros que pudieran leerlo? Profundamente creo que no. Su razón más importante, y que el mismo dice, es su deseo de que “sean felices aquí y en la eternidad”.

Para Don Bosco los jóvenes representan la porción más delicada y valiosa de la sociedad humana. ¿Pero, qué significa esto?

La porción más delicada y Valiosa

Es en los jóvenes que encontramos la oportunidad de crecer como sociedad, de revitalizarla, vemos el futuro, la fuerza necesaria para seguir adelante, para levantar cualquier situación que nos toque vivir y al mismo tiempo son los jóvenes los que necesitan ser cuidados para que estos ideales se realicen.

En los jóvenes, la sociedad encuentra la fuerza necesaria para salir adelante. Representan futuro, oportunidades, esperanzas, ganas de crecer y desarrollarnos como sociedad. La juventud representa así las posibilidades de cualquier grupo humano, y al mismo tiempo es la porción que más cuidado precisa. Los jóvenes movidos por su ansia propia de crecer y desarrollarse se adentran a conocer un mundo de adultos, pero, quizás, sin las herramientas necesarias para ello. Esto hace que sea la misma sociedad la que debe desarrollar estrategias para cuidarlos y guiarlos en esas aventuras. Así, a través de una educación integral, podrán aprehender las herramientas y habilidades que necesitan para “bucear” en el mundo adulto sin dejar de ser quiénes son, jóvenes audaces, intrépidos, llenos de vida, buscadores de sentidos y horizontes nuevos.

Los jóvenes tienen muchas iniciativas y propuestas que no siempre son bien acogidas en la sociedad o siendo recibidas son criticadas por algunos. Sus iniciativas tienen que ver con lo que van viviendo: crecimiento, encuentro con los demás, desafíos personales y hacia otros (autoridades incluidas), deseos de independencia (y al mismo tiempo necesidad de ser sostenidos). También, debido a los cambios vertiginosos y las nuevas posibilidades que vivimos en estos tiempos, muchos jóvenes son mal vistos o criticados por pertenecer a una época de cambios, están adaptados a la tecnología, mientras que muchos de los adultos sólo nos asomamos, si es que nos animamos, a las mismas.

En los jóvenes encontramos permanentemente una fuente inagotable de alegría, de fiesta, de ganas de vivir la vida en profundidad. Y a la vez, ellos, experimentan la necesidad profunda de ser cuidados en sus vidas, en sus alegrías, en sus proyectos y aspiraciones, especialmente de aquellas propuestas que de modo fácil y sin esfuerzos les alcanzan la “salida” a sus problemas. Hoy existen muchas falsas y variadas propuestas al alcance de la mano (y de las posibilidades de los jóvenes) que les permiten encontrar un escape a las realidades difíciles que pueden vivir: soledad, abandono, separaciones y ensambles familiares, desconocimiento de sus orígenes, falta de oportunidades laborales, falta de un sentido o proyecto de vida, asistencialismo político, etc. Como sociedad debemos cuidar a los jóvenes de caer en delitos, adicciones a sustancias (drogas), adicciones modernas (tecnología, pornografía), del hartazgo de que nada se consigue, del pensamiento que todo siempre es lo mismo, del sinsentido.

En la juventud encontramos, también, las ganas ciertas y verdaderas del compromiso. Todos hemos sido testigos, y muchos hemos sido protagonistas, del jugarse por un ideal, del creer y defender las propias convicciones hasta, incluso, generar dificultades en los hogares. Esa fuerza dinamizadora propia de los jóvenes debemos, como sociedad, cuidar y procurarle un buen cauce que redunde en beneficio de ellos mismos y de los demás con quienes se encuentran cada día.

¡Felices! Aquí y en la eternidad

Don Bosco fue uno de los pocos que en plena revolución industrial europea reclamó la tutela de los derechos de los jóvenes para llevarlos a buen puerto. Pero no se contentó con que alcanzaran el éxito en sus propuestas o en sus vidas, sino que supo proponer a los jóvenes metas altas de vida, tan altas como la santidad cotidiana, resumida así nosotros hacemos consistir la santidad en estar siempre alegres haciendo bien las cosas que debemos hacer porque así Jesús lo quiere.

La propuesta que debiéramos hacer a los jóvenes es doble: ser felices aquí, en las cosas de todos los días, en el estudio, el trabajo, la familia, la vida de oración, en el encuentro con amigos, y ser felices en la eternidad, en el cielo, en el encuentro definitivo con Dios. Esta felicidad que refiere Don Bosco no está exenta de exigencias cotidianas, de momentos dolorosos o difíciles que superar, sino que es una invitación a una vida integral, plena, llena de sentido. Incluso que dé sentido al dolor.

Para conseguir esto las oportunidades que brindemos a los jóvenes deben ser acordes a sus realidades, a sus intereses, sin mezquindades de la vida adulta, sino abierta a oportunidades nuevas, a escuchar sus inquietudes, a dejarnos cuestionar por sus ideales en vez de querer que vivan los nuestros. Ellos traen la vida en ebullición, ¡y qué mejor agitación podríamos tener en una sociedad que en muchos aspectos se duerme o espera recibir de arriba lo que debiera conseguir desde abajo!

Sin forzar la libertad de los jóvenes ni queriendo conducir sus vidas, hagamos propuestas intensas a los jóvenes, propongamos metas altas para sus vidas y nos sorprenderemos de sus respuestas.

Para ir cerrando, septiembre, mes dedicado a los jóvenes, puede ser un hermoso tiempo para reflexionar sobre la importancia que ellos tienen en la vida de una sociedad, para pensar propuestas concretas y realizables en bien de tantos chicos y chicas que quieren dar sentido a sus vidas y que de hecho buscan horizontes; un tiempo para compartir con ellos y escuchar sus corazones, sus metas, sus ilusiones, sus anhelos, en fin, escuchar la vida que crece y brota en su interior; un tiempo para aprender a acompañarlos allí donde se encuentran y en la situación en la que se encuentran; un tiempo para rezar con ellos y por ellos, pidiendo al Señor Jesús, que también fue joven, los bendiga en abundancia.

Siendo ellos la porción más delicada y valiosa de la sociedad, está en nuestras manos que sean felices aquí y en la eternidad. Por eso quisiera invitarlos a que, como Don Bosco, tengamos esta actitud: “me basta que sean jóvenes para que los ame en profundidad”.

 

 

P. Andrés del Campo, sdb

Periodico Signo Comunicación Católica- Septiembre

Últimas noticias en esta sección

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO I JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES

Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario - 19 de noviembre de 2017

 

1. «Hijos míos,...

1. Aprende a amar la vida humana por pequeña, débil, o indefensa que parezca: la verdadera culminación del desarrollo humano son las personas que practican el...

En este mes de octubre, los ciudadanos estamos llamados a ejercer nuestro deber cívico por medio del acto electoral, el 22 de octubre se elegirán en nuestra provincia...

De niños creemos que mamá todo lo puede, que no siente cansancio, que no sufre... esa imagen que guardamos de ella con el tiempo no coincide con la que vemos cuando...

 

Análisis Calificado

En diálogo con Periodismo Creíble, Fernando Meza, presidente del Concejo Deliberante de...

 

Cultura y Espectáculos

En diálogo con Aldea 2.0, Mauricio Alves, desde la Subsecretaría de Marketing del ministerio...

 

Deportes

El motivo es un conflicto interno en la Federación Española de Fútbol, cuyo proceso...

 

Economía

Claro, Personal y Movistar definieron los primeros aumentos de 2018, que afectarán a clientes...

 

Educación

En diálogo con Aldea 2.0,  la Profesora Alba Celina Etorena de Freaza, se refirió...

 

Información General

Las tareas estuvieron a cargo de los agentes de Saneamiento Ambiental de Salud Pública. Los recipientes...

 

Internacionales

  Los padres también cambian pañales, sin embargo la mayoría de los cambiadores...

 

Locales

La Oficina de Prevención de Riesgos Ante Fenómenos Naturales (Opad), dependiente de la...

 

Nacionales

El titular del bloque de diputados del PRO, Nicolás Massot, aseguró ayer que el Presidente...

 

Parroquiales

En la calurosa noche del viernes 1 de diciembre, Monseñor Juan Rubén Martínez ordenó...

 

Policiales

“A mi representando no le interesa ninguna de las supuestas condolencias de los imputados, que...

 

Política

 “El diálogo es el único camino”, así se manifestó la Iglesia...

 

Provinciales

El Gobernador Hugo Passalacqua decretó feria administrativa desde el 26 de diciembre al 6 de febrero...

 

Religión

La Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) hizo este viernes un apremiante...

 

Sociedad

En estos días las familias argentinas han sido conmovidas por una creciente violencia política,...


Radio Tupambaé

Radio Tupambaé
Sarmiento 1847 - 7º Piso
Posadas - Misiones - N3300HUM - Argentina
Teléfono: 0376-4420203 | 4440120 | 4422758
Información: oyentes@radiotupambae.com.ar
Publicidad: publicidad@radiotupambae.com.ar

BeBop diseño