Imprimir esta página

¿La prioridad o el privilegio?

22 Feb 2021
Publicado en Opinión

Con la salida del Ministro de Salud de la Nación, Ginés González, acusado de vacunar contra el COVID-19, a un entorno de amistades, empresarios y funcionarios del poder, se evidenció las falencias que tiene nuestro sistema democrático.

Donde mucha gente común es excluida de las prioridades y unos pocos, tienen demasiados privilegios.

El escándalo del llamado “Vacunatorio VIP” dejó al descubierto el caso de algunos allegados del Gobierno que recibieron la Sputnik V en el Ministerio de Salud, a pesar de que no les correspondía hacerlo de esa manera según el cronograma establecido por las propias autoridades nacionales.
 
La polémica que se desató fue tan grande que derivó en la renuncia del entonces ministro de Salud, Ginés González García, quien fue reemplazado en el cargo por quien era su número dos en esta cartera, Carla Vizzotti.
¿Está bien o está mal lo que hizo el ex ministro? 
 
En el actual contexto, creo que es injusto, inapropiado, rayando lo amoral, porque  se establecieron cronogramas para las personas de riesgo y adultos mayores, mediante turnos. Muchos de los cuales, debieron esperar varios días sus turnos y otros, aún no tienen fechas. 
 
Ahora aprovecharse del poder, que tuvo Ginés para beneficiar a periodistas, funcionarios y empresarios, es inescrupuloso y una práctica que denota abuso de poder, en desmedro de los más vulnerables, muchos de ellos, sin privilegios. Aun más, cuando muchos de los adultos son jubilados y debieran tener prioridad. Por respeto a sus años de trabajo y coherencia con lo que se declama en materia de derechos.
 
De todos modos, fue atinado y a tiempo, el cambio del ex Ministro. 
 
Ojalá, las internas del poder que se evidencia, no sigan favoreciendo a un sector con privilegios. Porque  hay muchas personas que tienen prioridades en el país, por su rol de docente, de la salud pública o de la  seguridad, entre otros.
 
Los privilegios eran muy propios de las monarquías, en otros siglos.
 
Hoy, nuestro sistema democrático debe seguir mejorando la representación de la república.